jueves, 6 de diciembre de 2007

Abelardo y Eloísa

Difícilmente por estas épocas, las historias de amor preserven cartas como memoria. E-mails, greeting-cards y sms son la nueva forma de expresarse pero, antes de esta vorágine informática, las historias tenían su documentación en epístolas. Cuento hoy, la historia de amor de Abelardo y Eloísa, que ha trascendido el tiempo merced a sus cartas.

Abelardo fue un joven y famoso teólogo francés del siglo XII, profesor de la catedral de Notre Dame, en París. Fulberto, el canónigo de la catedral, lo contrató para que diera clases privadas a su hermosa sobrina Eloísa, quien contrario a la costumbre de una época en que las mujeres no iban a la escuela, a los 17 años de edad sabía teología, filosofía, griego, hebreo y latín.

Además de la práctica de la enseñanza, Abelardo se dedicó a la música, componiendo en lenguaje sencillo y usando lengua romance canciones que solazaban extraordinariamente a las damas y divertían a los estudiantes.

Cometieron el error de enamorarse, a pesar de los planes del tío de Eloísa de casarla con un importante aristócrata. Mantienen su relación en secreto durante los años 1117 y 1119. El escándalo estalla al saberse que Eloísa espera un hijo. Abelardo secuestra a Eloísa y la lleva a casa de su hermana en Le Pallet donde tuvieron un hijo al que llamaron Astrolabio.


El tío de Eloísa no pudo perdonar a Abelardo, a quien acusaba de seducción y sabiendo Abelardo que iba a vengarse envió a Eloísa al monasterio de Argenteuil. Para vengarse, este funcionario eclesiástico contrató a un grupo de matones. Entraron de noche a la casa de Abelardo y mientras dormía, fue castrado. El criado y otro de los agresores fueron presos y castigados con igual mutilación, en tanto que el canónigo Fulberto fue desterrado de París y se le confiscaron todos su bienes. Abelardo, humillado, se esconde durante un tiempo en Saint-Denis como monje, y manda a Eloísa hacerse monja en Argenteuil.

Abelardo comenzó a sumirse en una gran depresión. Miraba en el espejo y veía una abominación, un ser despreciable, algo así como la mitad de un hombre. Eloísa, joven aún, protestaba ante el mundo y ante Dios; se negaba a aceptar esta pavorosa mutilación de su amado y dulcemente le repetía que seguiría queriéndolo toda la vida. Abelardo, finalmente, decidió meterse a monje, a pesar de las protestas de su bella mujer: no tenía sentido permanecer en el mundo.

Esta es la historia de amor de Abelardo y Eloísa, aunque a ella no le quedó más remedio que meterse a monja también, pasó el resto de su vida desesperadamente enamorada de Abelardo. Nunca dejó de amarlo. Tampoco perdonó jamás a su tío, ni a la iglesia, ni a Dios, por la cruel mutilación que le había robado la felicidad. Abelardo más o menos se resignó, se adormeció, llegó a afirmar que su tragedia era un merecido castigo divino: había pecado con Eloísa. A Eloísa, en cambio, le ocurrió lo contrario: cada día se sentía más rebelde contra el mundo y crecía más su angustia. Sus cartas reflejan la desolación de una mujer atormentada hasta el final de sus días. Dice la leyenda que Eloísa, monja y abadesa de su convento, murió maldiciendo a Dios: nunca se resignó a vivir sin su amado Abelardo.

En el 1142 muere Abelardo y 22 años después Eloísa , a la muerte de Eloísa y a su pedido, fueron enterrados juntos y prueba de ello, desde 1817 sus cuerpos descansan juntos en un mausoleo parisino de Pêre-Lachaise.

De las cartas mencionadas, hay muchos libros que rescatan frases y cuentan su historia, como la de tantas otras parejas que han vivido amores truncados por el destino, que iré contando de a poco.

La primera imagen pertenece a un cuadro del pintor Jean Vignaud, se titula Les Amours d' Heloise et d'Abeilard y corresponde al año 1819. La imagen que sigue es de Edmund Blair Leighton, Abaelard und seine Schülerin Heloisa del año 1882. Por último, la imagen final es el mausoleo en el que sus almas viven juntas, ubicado en el cementerio parisino de Pêre Lachaise.

Como siempre, gracias por acompañarme, espero les haya agradado y nos vemos en el próximo post.




41 comentarios:

Laura Berra dijo...

Qué historia, ¿por qué los amores más intensos deben ser trágicos?
Besos,

Grace® dijo...

laura: tal vez sea que el destino negado los convierta en trágicos, sin embargo, trascienden por la intensidad, lo que prueba que el amor, en definitiva nunca muere.
Gracias por pasar Laura, un beso.

Gisela Ange dijo...

Qué trágica historia de amor! Me pasa mucho que a pesar que en el desarrollo la historia se torne trágica y llena de obstáculos, espero esa redención del final feliz. Me decepciona cuando se culmina en rupturas, en soledad, en separación.
Y al ser esta una historia verdadera, se siente esa melancolía triste ante las injusticias.
Muy lindo el post Grace®.

Grace® dijo...

Gisela: Es verdad, en realidad los finales felices abundan en los cuentos de hadas, a veces la realidad no es tan benévola, de todos modos, es una historia que data de época medieval, ahora el final hubiera sido muy distinto, no me cabe duda de eso.
Gracias por pasar!

theflaq dijo...

Qué historia más triste!!
Lo más tremendo es que este tipo de situaciones fue vivida por cientos de parejas y muchísimas son anónima y hay pocos datos sobre las mismas.
Me alegro que hayas rescatado esta historia de amor!
Beso enorme grace!

Grace® dijo...

the flaq amiguis!!. Es triste síii, pero, más allá de eso está bueno conocer el argumento porque es historia realmente por que sus protagonistas existieron. También es verdad, que hay miles de amores que no han podido concretarse y no tuvieron finales felices pero, el destino sabrá por qué.
Tengo más historias, no todas son trágicas. Tal vez cuente la mía así se rien un rato juassssssssss.
Gracias por venir Amiguis!

Gisela Ange dijo...

Sabés Grace®... me quedé pensando con eso que dijiste que "ahora el final hubiera sido muy distinto".
Es verdad que ahora las costumbres, valores y cultura cambiaron abismalmente. Y traté de pensar en alguna historia real contemporánea, con la misma o similar intensidad. Y hasta ahora no encontré un ejemplo. Ahora la cultura se pasa (a mi gusto) de permisiva, y esos amores desenfrenados y de visión eterna, que luchaban contra rigurosas reglas y mandatos, a mi parecer hoy se perderían entre la falta de compromiso, el individualismo y descartabilidad (me suena un poco a verso esta palabra, je). Fue solo un pensamiento...

Espero seguir leyendo estos capítulos de "Historias de amor".
Buen finde Grace®!

Grace® dijo...

Gisela Tu reflexión, es precisamente a lo que me refería cuando dije, hoy en día no pasaría. Lo expresaste perfectamente, en principio hoy, el amor entre un monje y una mujer, si este es fuerte, el monje dejaría sus hábitos, si no lo es, duraría el tiempo en que se pierda la pasión. Nadie hoy día, se vuelve monja por perder un amor, en épocas medievales era muy usual huir a un convento ante cualquier desatino que se presentara. Hoy viviriamos todos en un convento. Es decir que, la historia independientemente del sentimiento del amor, basa su tragedia en las circunstancias temporales en que está situada, hoy día, esto se convertiría en una relación sin futuro y nada más.
Me encanta que hayas vuelto y polemizar sobre el tema.
Gracias y buen finde Gise!!

El tanque dijo...

Me encantó y me quedé pensando. Hace un tiempo, revolviendo una "caja de recuerdos" con mi vieja, tuvimos la bendición de dar con una carta. Una carta! Era de mi abuela a mi abuelo, una de sus primeros acercamientos, en la cual mi abuelita, que aclaro era mucho menor que el nono, le dedicaba frases hermosas y deslizaba intimidades que nos causaron mucha gracia. Fue un momento fantástico y enseguida me pregunto a dónde estamos yendo con tanta insustancialidad y vorágine. Levanto una copa por los contadores de historias!

Adalberto Remo dijo...

Grace: Abelardo y Eloisa, junto con "Werther" fueron las dos historias que más me conmovieron en mi adolescencia y, realmente, me resulta grato que hayas rescatado esta historia tan triste. Y si me lo permitís, quiero dejarle a gisela ange una frase de Werther, cuando en su diario se pregunta: "Por qué fatalidad aquello precisamente en que reside la felicidad del hombre, es tan a menudo el origen y la causa de su infortunio?"
Grece, tu blog es excelente y siempre me lleva a disfrutar de aquello, que a veces por las ocupaciones diarias, olvidamos recordar.
Con el afecto de siempre. Adal.

Grace® dijo...

el tanque: bienvenido tanque!.Puedo llegar a imaginarme, lo que habrán sentido al encontrar una carta de tu abuela. sumado a la sorpresa, la emoción, la que rescata al presente, ese pasado que dio sus frutos y esos frutos que hoy pudieron ser parte de ese pasado y todo, gracias a una carta. Un papel y unas líneas donde se escribió toda una historia. Muchas gracias por compartirlo aquí. Un beso tanque y gracias por pasar.
Adalbert: Gracias como siempre. Las penas del joven Wether, también parecen ser extraídos de la vida real del propio Goethe, quien se enamoró de la prometida de un amigo. Es cierto que tienen mucho drama pero no dejan de ser apasionantes cuando tienen el tinte de ser historias verídicas. Me alegro que les agraden, porque hay más aún para contar. Un beso Adal.

henry dijo...

Muy buena historia Grace. Como siempre me desasno con vos porque no tenía conocimiento de esta pareja tan poco feliz. No puedo dejar de pensar en que en el presente, sería casi imposible que la historia no hubiera llegado a un buen puerto, otras son las épocas, sin embargo, hay algo que me atrae y me hubiera encantado vivir en el medioevo. Eso sí, con televisión con cable jaja. Bravo Grace, se me hizo hábito aterrizar por acá. Besos

SOPHIE dijo...

Uy!!! parece re-interesante este post, pero hoy tengo muuuuy poquito tiempo para leerlo todo todito.

Lo único que sé es que Joaquin Sabina los nombra a Abelardo y Eloisa en una canción.

besos, prometo pasar mas tarde

Grace® dijo...

henry: yo lo haría tan solo por la vestimenta. Confieso que cuando veo esos vestidos me encantaría haber podido usarlos. No así por otros temas, como en el del post, había como una falta de sensibilidad también, todo muy estructurado y por ser fiel a esa cultura, se permitía a su vez, el sufrimiento inncesario.
Me alegro que te guste y que se te haga una costumbre pasar por aquí. Abrazo!.
Sophie: dale, hacete un tiempito y léelo que es una linda historia, despues la comentamos. Conozco la canción de Joaquín Sabina, él nombra a Abelardo y Eloísa simbólicamente a modo de amor frustrado. Volvé!! jaja.

theflaq dijo...

Me encanta que tu blog tenga tantas visitas!!
Muy bien Grace, un cacho de kultura no hace mal! jejeje.
Qué buenos los comentarios también!!
Te dejo muchos besos!

LA REINA dijo...

Hola Grace, no conocia la historia y me parecio de lo mas conmovedora y triste . Me trajo en la historia el recuerdo de la pelicula "Camila" que fue algo parecido y tambien un Amor que nunca se pudo separar. Y si es como vos decis, El Amor nunca muere..
Besitos

Grace® dijo...

Reina: Es verdad, similar a la historia de Camila O'Gorman y Ladislao Gutierrez, con otros escenarios pero, con la misma intensidad y final, de un amor prohibido. Qué bueno que lo hayas traído a colación porque, no había reparado en la similitud de nuestra versión local. Muchas gracias por pasar Reina!.

Grace® dijo...

theflaq amiguis!!, gracias por pasar. Viste? de a poquito va acercándose la gente, ojalá vayan viniendo en malones jajaja. Gracias por venir flaq, besote.

gurisa dijo...

Cacho de historia!!! Digna de un culebrón mexicano... o de Andrea del Boca.

Besos!

Grace® dijo...

Gurisa Siiii!. Este papel de Eloísa le vendría de perillas a doña Andrea del Boca, a ella que le gusta llorar tanto jajaja. El culebrón sí o sí tiene final feliz con vestido de novia, con los malos convertidos en buenos y el más malo atropellado por un auto juassssss. No es el caso. Gracias por pasar Gurisita.

Steki dijo...

Grace®: cuánto sufrimiento!
Ésas eran historias de amor!
De todas maneras a mí me gustan los "happy end". Y sí.
Nunca salí con tata bronca del cine como después de haber visto el Príncipe de las Mareas. Yo quería que Nick Nolte se quedara con Barbra Streissand! Grrrrrrrrrr! Me dio una rabia!
Muy lindo lo que dejás en tu blog.
Es verdad, uno aprende.
BACI, STEKI.

Wendy dijo...

Trágica historia pero bella al mismo tiempo, por que casi se puede sentir el amor que se procesaban.
En aquella época eran unos bárbaros, mataban sin miramientos y al parecer mutilar tampoco se les daba mal. Lo mas triste es que en algunos países aún se pueden ver cosas como esa, no se historias de amor tan intensas, pero si mutilaciones del estilo.
Me ha encantado tu blog y volveré para seguir leyendo mas historias.

Un saludo desde el mediterráneo!!

Anónimo dijo...

mmmmm, no coincido con quienes dicen que una historia asi hoy día no sería posible, no me ha pasado, pero conozco lugares, sociedades, situaciones, en que no hace mucho tiempo atrás si sucedieron, por ejemplo conocí por haber trabajado en Bosnia historias de la ex-Yugoslacia sobre parejas mixtas étnicamente y lo que les tocó padecer durante la guerra alli.
Mas tarde o mas temprano todos estos sufrimientos tiene la misma raíz a lo largo de la historia humana, y es la intolerancia, la discriminación al diferente y es por eso, que no me parece mal que hoy exista cierta permisividad cuando de amor se trata.

Dario dijo...

Anonimo no, Milsoles

Taurino dijo...

Me parecía que los había escuchado en algun lado a esos dos.
"Pájaros de Portugal" de Joaco Sabina...

No conocía la historia, muy buena. Bah, en realidad es terrible. Por los menos ahora te hacen juicio por degenerado y no te cortan las partes nobles... Pero la verdad es que es difícil leer algo tan jodido.

De todas maneras, y a sabiendas de que lo que se difunde masivamente no viene del sur, cabe mencionar la historia de Camila O'Gorman y el cura Ladislao Gutiérrez, asediados por culeros y calentones en la época de Rosas.

Soy un primate que no se sabe expresar, perdón...

Saludos!

Abuela Ciber dijo...

Otras épocas, otras formas de resolver los angustiantes sentimientos. Pero me agrada leerlos esos años.
Gracias por compartirlo y por haberte llegado a mi rinconcito.
Cariños

Grace® dijo...

Steki: Recuerdo la película y también me amargué por la falta de final feliz jaja pero, si nos ponemos a pensar creo que los happy end en la vida real son los menos, no? Gracias por venir Steki!.
Wendy Muchas gracias!. Me emociona aún, cuando un contacto desde tan lejos, se acerca y deja un mensaje. Qué hermosa posibilidad nos ofrece este ida y vuelta en los blogs. Un beso desde nuestra Buenos Aires hacia el Mediterráneo.
Milsoles: Qué buena tu reflexión, es verdad, aún quedan culturas con aires medievales, hoy día con nuevos nombres como "fundamentalismo" o similares que llevan a cabo todo tipo de mutilaciones tanto físicas como síquicas y, no me cabe duda, que merced a esto muchas historias de amor deben haber quedado truncas.
Gracias por volver Milsoles querido!.
Taurino no es cierto eso que no sabes expresarte, lo he comprobado en tu blog, y es verdad la similitud en cuanto a cercanía de la historia de Camila O'Gorman, también con drástico final. Hay un libro de Marta Merkin, titulado Camila O'Gorman la historia de un amor inoportuno, que está muy bien logrado. Gracias por estar Taurino!
Abuela Ciber: Qué honor!, muchas gracias por venir y espero podamos seguir compartiendo nuestras historias. Todavía no soy abuela pero en cualquier momento me dan la noticia jaja.

floris dijo...

Hola Grace®!
Ya había leído el post pero no había hecho tiempo a comentar... La historia de Abelardo y Eloísa es muy intensa. Además de amor habla de una voluntad férrea, que no se quiebra, que sigue hasta la muerte. Sobre todo en el caso de ella, cosa que no me parece extraño, por la fortaleza del género. La canción de Sabina es la misma que dice: porque el amor, cuando no muere mata, y amores que matan nunca mueren ?
También me hiciste acordar, hablando de historias de amor, a una película que se llama "Contra viento y marea" de Lars Von Trier, que la recomiendo, que toca un tema difícil como es la perversión de un amor intenso, es decir como se trastoca y en qué puede convertirse ese a cualquier precio.
Felicitaciones por el post! Un beso grande!!!

Grace® dijo...

Floris: Qué alegría que vuelvas. La canción donde Joaquín Sabina nombra a Abelardo y Eloísa es en Pájaros de Portugal, y los nombra simbólicamente.Copio aquí la letra:
No conocían el mar
y se les antojó más triste que en la tele
pájaros de Portugal
sin dirección, ni alpiste, ni papeles

Él le dijo “vámonos”
“¿dónde?” le respondió llorando ella.
Lejos del altar mayor
en el velero pobretón de una botella
despójate del añil redil del alma
de largo con camisa
Devuélveme el mes de abril
Se llamaban Abelardo y Eloísa
arcángeles bastardos de la prisa

Alumbraron el amanecer muertos de frío
Se arroparon con la sensatez del desvarío
tuyo y mío de vuelta al hogar
qué vacío deja la ansiedad
qué vergüenza tendrán sus papás

Sin alas para volar
prófugos del instituto y de la cama
pájaros de Portugal
apenas dos minutos, mala fama
luego la Guardia Civil les decomisó
el sudor y la sonrisa
las postales de Estoril, sin posada,
sin escudos y sin Visa
Se llamaban Abelardo y Eloísa

Bucearon contra el Everest y se ahogaron
nadie les enseñó a merecer el amparo
de la virgen de la soledad
¡qué pequeña es la luz de los faros!

Bucearon contra el Everest y se ahogaron
nadie les enseñó a merecer el amparo
de la virgen de la soledad
¡qué pequeña es la luz de los faros!
de quien sueña con la libertad…
Si quieren escucharla copien la dire:
http://www.youtube.com/watch?v=9qRWSO1ANu4

Gracias Floris! y también por la recomendación porque no ví la peli. Un beso.

Roky Rokoon dijo...

que historia tan intensa, profunda, tragica e increible. En el tema de sabina pajaros de portugal, dice los que personajes se llaman abelardo y eloisa, pero ahora me doy cuenta de x que lo decia. que bueno es saber cosas nuevas. beso

Grace® dijo...

Roki: Claro!, no eran nombres elegidos al azar por Sabina, sino los de los protagonistas de esta historia, que Sabina tomó como símbolo de un amor frustrado. Gracias por venir Roki!

un servidor dijo...

Aaaaaaah... Nooooooooo...!!
Posteé el Viceversa y usted no me lo comenta y viene y lo pone acáaaa... ¡y para colmo ni siquiera estoy entre los recomendados! ¿pensó que no paso cada tanto a espiar en qué anda esta rubia?? JAJAJAJAJAJA.

Al menos adjudíquese el premio 5 zanahorias cuyo html (para pegar en su columna izquierda) está en la mía derecha, bajando...
Y si fue casualidad... hummm... si fue casualidad dele una excusa a don g@to para vern(ouch, siento un arañón de felino erizado... by).
JAJAJAJA.

Un beso

Grace® dijo...

un servidor no sé qué pensar...porque el mío tiene salida de hace varios días...ahora si usted quiso que pareciera casualidad e igual quiere que nos veam(ouch! creo que el gato ya se enteró!) jajaja.

un servidor dijo...

Debo creer entonces que fue casualidad, ya que por aquí paso cada tanto...
Bueno, al menos veo que (humm... qué feo me mira ese gato...) me agregó a sus recomendados, así que no puedo menos que corresponderle (¿alguien me aleja ese yaguareté por favor?) y agregarla entre mis recomendados...
Perdón, debo irme corriendo...

Luciana dijo...

Hola Grace, que linda historia...espero sigas contandonos más historias de amor...
Será por lo prohibido que estas dos personas se amaron hasta el final de sus días?
Creo en el amor para toda la vida, y espero que a mi me llegue el mio.
Saludos

Grace® dijo...

Luciana. Estoy segura de dos cosas, que tu amor llegará muy pronto y que tendrá un final feliz jaja, es que es el amor es el único sentimiento que te permite vivir con sueños y mientras lo mantengamos, siempre existirá la posiblidad de que se conviertan en realidad. Gracias por entrar Luciana, un beso.

SOPHIE dijo...

Prometo volver, lo prometo..pero hoy es lunes y no da para leer historias trágicas...
ya el fin de semana me quedé knock out cuando vi "El paciente inglés" que dramoooooon!.

Besos Grace® juro que estoy leyendo pero voy por partes como Jack ;-)

Grace® dijo...

Sophie: lo bueno de los blogs es que uno los agarra cuando tiene ganas, los lee cuando puede, se chusmea y si hay interés se vuelve; así que aquí quedan todos los comentarios y las historias para cuando gusten pasar. Pero volvé porque si no te matoo!! jajajja.

Ariel dijo...

Hola. Me encantó tu blog. ¿Sabés?, A veces pienso que tengo cierta parte de mi alma anclada a esos tiempos, lo mismo que al siglo XIX. Digo esto porque siempre he guardado las cartas, y cuando ingresé al mundo cybernético empecé a guardar los e-mails y "chateadas" que intercambiaba con la que entonces era mi amada...

Grace® dijo...

Ariel: Disculpas por no haber visto antes tu comentario. Yo también guardo mails, de antiguas épocas, pero los imprimo, al igual que las epístolas, prefiero el papel, así no tendremos excusas como "no hay sistema" y no poder revivirlas jaja. Un beso y gracias por pasar

Oli dijo...

Grace, definitivamente comparto el pensamiento de que las grandes historias de amor son trágicas...he vivido en una de ellas, se puede resumir en la frase de un amigo "No hay nada más triste como amar a una persona, sentarse a su lado y saber que nunca la podrás tener..."